Luego vinieron por mí—y no quedó nadie para hablar por mí

admin | Jan. 2, 2024, 6:06 a.m.

Verso muy conocido atribuido a Martin Niemöller, un pastor protestante alemán. La versión más citada de su declaración, que se ha adaptado en numerosas formas a lo largo de los años, refleja la inactividad de los ciudadanos alemanes ante el ascenso del nazismo y la persecución de sus diferentes grupos objetivo. El poema es una poderosa llamada de atención sobre los peligros de la apatía y la pasividad frente a la opresión y la injusticia. Aunque hay varias versiones, una de las más conocidas es la siguiente: "Primero vinieron por los socialistas, y yo no hablé— Porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no hablé— Porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y yo no hablé— Porque yo no era judío. Luego vinieron por mí—y no quedó nadie para hablar por mí." Este poema es un recordatorio sombrío de la necesidad de defender los derechos y libertades de los demás, incluso si no somos directamente afectados por la opresión en ese momento. Sostiene la idea de que permitir la injusticia o la persecución de un grupo amenaza la libertad y seguridad de todos, ya que crea un precedente que puede extenderse a otros grupos y, eventualmente, a uno mismo. La indiferencia o la inacción ante la injusticia son vistas como complicidad en este poderoso mensaje.

Last Top Locations
2023
Móstoles
El mejor regalo
2023
2023
Aranjuez
El honor también es mi divisa
2023
Barcelona
Prevención del Suicidio